Captura de pantalla 2024-03-11 103014

La actividad económica en Chile anota tres trimestres consecutivos a la baja

La actividad económica en Chile ha mostrado una caída de 1,1% en el segundo trimestre de 2023 con respecto al mismo periodo del año anterior. Así lo informó hoy el Banco Central en su informe de Cuentas Nacionales Trimestrales. Con este registro, el Producto Interno Bruto (PIB) del país sudamericano acumula tres descensos consecutivos. Entre octubre y diciembre de 2022, la actividad cayó 2,3%, mientras que entre enero y marzo de este año registró una baja de 0,8%.

La caída observada en el PIB registrada entre abril y junio estuvo determinada en gran parte por las actividades de comercio, transporte, minería y la industria manufacturera. Lo indicó el documento del Banco Central que destacó que, en contraste, la actividad de suministro de agua, gas, gestión de desechos y electricidad (EGA) –que creció 9,3% en el trimestre–, ayudó a compensar el resto de los descensos. La generación eléctrica, en particular, fue uno de los motores de la economía chilena durante el periodo, debido al menor costo de los insumos y el mayor uso de energías renovables no convencionales –solar y eólica e hidroelectricidad-, en desmedro de la generación térmica, en particular en base a carbón.

Desde la perspectiva del gasto, el menor PIB fue consecuencia de la demanda interna, que sigue mostrando signos de debilidad: durante abril y junio disminuyó 5,6%, como resultado de un menor consumo de los hogares, que disminuyó 6,1%, lo que se concentró principalmente en vestuario y alimentos, automóviles, productos tecnológicos y restaurantes y hoteles.

La inversión también se ha deprimido. La formación bruta de capital retrocedió 8,1%, principalmente por una menor variación de existencias, las que cayeron -1,1% en 12 meses. En contraste, la formación bruta de capital fijo (FBCF) aumentó 1,6%, reflejo de una mayor inversión en maquinaria y equipo.

El Banco Central informó que en el segundo trimestre de 2023 la cuenta corriente registró un déficit de 2.754 millones de dólares, el que, acumulado a un año, representa el 4,5% del PIB. En el comercio exterior de bienes y servicios, la reducción en las importaciones fue de 13,2%, en línea con menores internaciones de automóviles, productos químicos y combustibles, mientras que las exportaciones cayeron 1,2%, producto a los menores envíos madera, frutas y cobre.

Los analistas esperaban una caída interanual de 1,4% en el segundo trimestre, de acuerdo con el consenso de las estimaciones en el sondeo de Bloomberg.

Un ajuste fiscal

Por la tarde, el ministro de Hacienda del Gobierno chileno, Mario Marcel, anunció que su cartera está embarcada en un ajuste fiscal de 2.000 millones de dólares, que busca cumplir con la meta fiscal y hacer frente a la baja en los ingresos proyectados por esa cartera, del orden de los 2.500 millones de dólares.

El secretario de Estado explicó que se han registrado menores ingresos des lo presupuestados en la Operación Renta y en tributación minera y que han habido gastos presupuestarios mayores a los esperados. Entre ellos, un mayor uso de recursos públicos en salud y producto de las emergencias que ha debido enfrentar Chile en los últimos meses (los incendios forestales que azotaron la zona centro-sur en febrero y las inundaciones que afectaron a la zona central del país sudamericano en junio pasado).

Marcel explicó que el ajuste se trata de “algo bastante normal” y le quitó dramatismo al asunto. “No es algo particularmente excepcional y tiene lugar en un contexto en el cual el gasto público va a crecer en su conjunto durante 2023″, afirmó.

Fuente: elpais.com

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia