¿Piedras, palos y frutas?

A ver, no somos Finlandia ni Israel. Les miramos la espalda aún a lo lejos a las economías más avanzadas y las “piedras, palos y frutas” siguen siendo componentes importantísimos de nuestra parrilla exportadora. Y enhorabuena, hay que decir, porque son demandados por el mundo para, entre otras cosas, enfrentar el cambio climático. Pero de ahí a afirmar que la matriz es la misma que hace cuatro décadas, median siete mares. La falta de perspectiva histórica de esa crítica es escalofriante. 

A ver, no somos Finlandia ni Israel. Les miramos la espalda aún a lo lejos a las economías más avanzadas y las “piedras, palos y frutas” siguen siendo componentes importantísimos de nuestra parrilla exportadora. Y enhorabuena, hay que decir, porque son demandados por el mundo para, entre otras cosas, enfrentar el cambio climático. Pero de ahí a afirmar que la matriz es la misma que hace cuatro décadas, median siete mares. La falta de perspectiva histórica de esa crítica es escalofriante. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia