hhfgfg

La economía chilena cae más de lo esperado, arrastrada por la minería y el comercio

No está resultando fácil para la economía chilena retomar la senda del crecimiento, estancado hace una década. Así quedó en evidencia luego de que el Banco Central diera a conocer este martes el último Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec), correspondiente al mes de marzo, que registró una caída de 2,1% en comparación con el mismo mes del año anterior. La baja fue mayor de la esperada por el mercado, que apostaba por un rango de caída ente 1,3% y 1,7%. Con esto, la economía del país sudamericano acumula un retroceso de 0,9% en el primer trimestre de 2023.

Tras este resultado, algunos analistas interpretaron que Chile habría entrado en lo una recesión técnica –un fenómeno que ocurre cuando dos trimestres seguidos muestran cifras negativas–, porque entre octubre y diciembre de 2022 la actividad se contrajo un 2,3%.

Para el investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP) Gabriel Ugarte, si es que existía la sensación de que la actividad económica se venía desacelerando a un ritmo menor al previsto, la cifra de marzo indica que el ritmo de desaceleración se va a mantener en 2023. Frente a este escenario, “habrá una mayor presión sobre el Banco Central para que decida cuándo es el momento óptimo para iniciar la normalización de la política monetaria”, explica el economista a EL PAÍS.

Ugarte sugiere, además, que el Imacec de marzo está relacionado con el desempeño que ha mostrado el mercado laboral. La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile (INE) dio a conocer la quinta alza consecutiva de la tasa de desempleo, que se ubicó en 8,8% durante el trimestre enero-marzo. “El mercado laboral ya estaba dando señales que daban cuenta de lo que venía y mostraba que en el fondo no está en cifras normales”, señala el investigador del CEP, un centro de estudios liberal.

En la misma línea, un informe del banco de inversiones de capitales chilenos, Bice Inversiones, aseguró que la sorpresa negativa en la actividad podría cambiar la perspectiva que se tenía sobre la evolución de la economía. “En su última reunión, las autoridades del Banco Central de Chile mencionaron que la economía estaba mostrando una mayor resiliencia, por lo que la inflación tardaría más en disminuir”, asegura el escrito. De acuerdo al informe del departamento de análisis del banco, de mantenerse estas sorpresas negativas, la inflación podría ceder más rápido, por lo que la tasa de referencia del Banco Central también sería recortada antes de lo esperado.

Actualmente, la tasa de interés rectora de la economía en Chile se ubica en 11,25%.

Las explicaciones de Hacienda

El declive de la economía chilena en marzo ya había sido anticipado por el mercado, principalmente por la baja en la actividad minera (8,5%). De acuerdo a la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), este retroceso estuvo relacionado con una menor producción de cobre durante ese mes –que representa el 90% del Producto Interno Bruto minero– debido a la baja en las leyes del mineral y a problemas técnicos en algunas faenas.

De hecho, el Imacec no minero presentó una disminución de 1,0% en 12 meses, mientras que, en términos desestacionalizados (la eliminación de la componente estacional) creció un 0,2% respecto del mes anterior.

El comercio fue otra de las actividades que mostró una disminución durante marzo con una baja de 5,4%, debido a menores ventas en supermercados, grandes tiendas y establecimientos especializados en vestuario y calzado. Las cifras desestacionalizadas mostraron una contracción de 1,8% respecto del mes anterior. Mientras, el sector servicios experimentó un repunte de 0,9%.

Pero el ministro de Hacienda chileno, Mario Marcel, descartó de plano que el país atraviese por una recesión técnica y defendió la tendencia positiva que, según él, tiene la economía chilena desde fines del año pasado. La primera autoridad del área económica del Gobierno de Gabriel Boric, explicó: “Cuando uno piensa cómo tomarle la temperatura a la economía, si se mide con variaciones respecto de 12 meses atrás, también está incorporando lo que pasó hace un año. Pero resulta que hace un año la economía estaba en una inflexión hacia abajo. Y hoy en día, la economía va en una inflexión hacia arriba”.

El economista cercano al Partido Socialista dijo, en cambio, que lo correcto para evaluar una recesión técnica es mirar el comportamiento mes a mes y no a 12 meses. “La cifra mensual comparada con el mes anterior, el mes de febrero, tiene una caída mucho más pequeña (-0,1%). Por otro lado, cuando uno le quita la minería, que es el factor que más contribuyó negativamente, con un retroceso de 8,5%, pasa a ser una cifra positiva”, dijo en una entrevista con radio ADN.

Marcel agregó que la caída de la actividad fue mucho menor si se compara el trimestre enero-marzo con la del trimestre anterior. “Una recesión técnica, que se define como dos trimestres seguidos de caída de actividad respecto al trimestre anterior, no está ocurriendo ahora en Chile. Ahora tenemos la situación contraria. La economía trimestre a trimestre se va recuperando”, acotó.

Mientras, desde Banco Santander alertaron sobre los efectos estructurales que la caída de la actividad minera podría estar provocando en la actividad y en la recuperación del país: “La contracción de la economía obedece no solo al ciclo económico, sino que es afectada por factores más estructurales como en el caso de la minería, ante la caída en la ley del mineral y la falta de inversión”.

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia