Abogadas feministas se oponen a proyecto que aumenta penas al delito de violación: »Es una respuesta que no ayuda a la prevención de la violencia»

Durante estos meses, en el Congreso Nacional se ha discutido un proyecto de ley que busca modificar el Código Penal, para así ampliar el delito de violación (Boletín N° 11.714-07), propuesta más conocida como "sin consentimiento es violación". A simple vista, la iniciativa parece ser una acción enfocada en beneficiar a las mujeres y combatir estás agresiones sexuales. Sin embargo, en conversación con El Mostrador Braga, las abogadas y académicas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, María Inés Horvitz y Rocío Lorca, explican que la norma no es más que una respuesta punitivista que afecta la correcta prevención y reparación de la violencia sexual, junto con afectar, incluso, la autonomía de la mujer. "Si empezamos a criminalizar todo lo que tiene que ver con sexualidad y se enfoca la sanción en excluir al agresor al máximo, se pierde la oportunidad de cambiar el arreglo cultural en torno a la sexualidad. Esa es una deuda del legislador, porque se ha mantenido muy enfocado en esto y no ha hecho lo necesario para prevenir", señala Lorca. Según destacan las académicas, entre los principales puntos polémicos está el aumento de penas, además de la igualación de delitos como el estupro y la violación. 

Durante estos meses, en el Congreso Nacional se ha discutido un proyecto de ley que busca modificar el Código Penal, para así ampliar el delito de violación (Boletín N° 11.714-07), propuesta más conocida como «sin consentimiento es violación». A simple vista, la iniciativa parece ser una acción enfocada en beneficiar a las mujeres y combatir estás agresiones sexuales. Sin embargo, en conversación con El Mostrador Braga, las abogadas y académicas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, María Inés Horvitz y Rocío Lorca, explican que la norma no es más que una respuesta punitivista que afecta la correcta prevención y reparación de la violencia sexual, junto con afectar, incluso, la autonomía de la mujer. «Si empezamos a criminalizar todo lo que tiene que ver con sexualidad y se enfoca la sanción en excluir al agresor al máximo, se pierde la oportunidad de cambiar el arreglo cultural en torno a la sexualidad. Esa es una deuda del legislador, porque se ha mantenido muy enfocado en esto y no ha hecho lo necesario para prevenir», señala Lorca. Según destacan las académicas, entre los principales puntos polémicos está el aumento de penas, además de la igualación de delitos como el estupro y la violación. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia