Delfina Guzmán: la reina que se sienta en su sofá de leopardo para conversar

Es una de las actrices más queridas y admiradas en Chile. Su calidad como actriz, más su opinión progresista y deslenguada, la desmarcan de los colegas de su generación, convirtiéndose en una referente de la actuación y en un faro social. Es, como se dice, una mujer adelantada a su época, que ha vivido a concho su longeva vida. A sus 94 años nos recibió en su casa, decorada con personalidad y elegancia, donde conversamos sobre su niñez, sobre plantas, sobre el teatro y la TV. Histriónica, divertida, curiosa y pituca, Delfina es una reina que se sienta en su sofá de leopardo para conversar, el trono ideal para su majestad. Habla con carisma y soltura, usa garabatos y los combina elegantemente con palabras sofisticadas, nos da la bienvenida y nos invita a viajar por sus recuerdos, nos da un tour por su casa y nos despide con una invitación a volver a visitarla. 

Es una de las actrices más queridas y admiradas en Chile. Su calidad como actriz, más su opinión progresista y deslenguada, la desmarcan de los colegas de su generación, convirtiéndose en una referente de la actuación y en un faro social. Es, como se dice, una mujer adelantada a su época, que ha vivido a concho su longeva vida. A sus 94 años nos recibió en su casa, decorada con personalidad y elegancia, donde conversamos sobre su niñez, sobre plantas, sobre el teatro y la TV. Histriónica, divertida, curiosa y pituca, Delfina es una reina que se sienta en su sofá de leopardo para conversar, el trono ideal para su majestad. Habla con carisma y soltura, usa garabatos y los combina elegantemente con palabras sofisticadas, nos da la bienvenida y nos invita a viajar por sus recuerdos, nos da un tour por su casa y nos despide con una invitación a volver a visitarla. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia