Dialoguemos sobre relaciones económicas internacionales y comercio, pero en serio

Sorprende el nivel de “simplismo” al que hemos llegado -o al cual hemos sido empujados- con el diseño e implementación de la política de relaciones económicas internacionales y comerciales. Administración tras administración -independientemente del color político- ha operado así, en especial, durante las dos últimas décadas. Lo único que parece importar es dar garantías a la inversión extranjera y que las exportaciones puedan aportar más dólares a la economía chilena. El resto, parece ser secundario, como si este modelo de integración a la globalización, no tuviera consecuencias negativas que considerar y que, además -en la actualidad- está bajo profundos cambios y ajustes. 

Sorprende el nivel de “simplismo” al que hemos llegado -o al cual hemos sido empujados- con el diseño e implementación de la política de relaciones económicas internacionales y comerciales. Administración tras administración -independientemente del color político- ha operado así, en especial, durante las dos últimas décadas. Lo único que parece importar es dar garantías a la inversión extranjera y que las exportaciones puedan aportar más dólares a la economía chilena. El resto, parece ser secundario, como si este modelo de integración a la globalización, no tuviera consecuencias negativas que considerar y que, además -en la actualidad- está bajo profundos cambios y ajustes. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia