Rincón versus Provoste: el choque de trenes que amenaza con desangrarse en el Congreso

La guerra civil dentro de la Democracia Cristiana libra una de sus batallas más encarnizadas en el Senado, un espacio en el que, generalmente, los integrantes del Poder Legislativo tienden –se supone– a la mesura y a procurar un mayor cuidado de las formas. Pero las mismas se han perdido conforme se profundiza esa severa fractura que ha terminado por exponer todavía más la pugna entre dos mundos que parecen cada vez más excluyentes, irreconciliables y distantes, con dos “generalas” completamente enfrentadas entre sí: Ximena Rincón y Yasna Provoste, quienes estarían arrastrando al resto del partido a un despeñadero, debido a sus agendas personales. Mientras cada una cuenta con su aliado dentro de la Cámara Alta (Matías Walker y Francisco Huenchumilla, respectivamente), militantes y dirigentes de la falange expresan su inquietud ante la incapacidad de contar con una bancada que represente al conjunto de la colectividad y el inminente choque de trenes que, a las claras, puede reducir aún más a un partido ya menguado por las constantes fugas y renuncias. “Hasta una guerra civil sería algo más ordenado que lo que vemos en el partido, que es un escenario de atomización completa”, dice una voz crítica. En medio de la disputa, el senador Iván Flores asegura que “hoy tenemos una fractura de un hueso clave. No hablo de un hueso del dedo meñique ni nada de eso; es una fractura de la columna vertebral que va a dividir el cuerpo en dos”. 

La guerra civil dentro de la Democracia Cristiana libra una de sus batallas más encarnizadas en el Senado, un espacio en el que, generalmente, los integrantes del Poder Legislativo tienden –se supone– a la mesura y a procurar un mayor cuidado de las formas. Pero las mismas se han perdido conforme se profundiza esa severa fractura que ha terminado por exponer todavía más la pugna entre dos mundos que parecen cada vez más excluyentes, irreconciliables y distantes, con dos “generalas” completamente enfrentadas entre sí: Ximena Rincón y Yasna Provoste, quienes estarían arrastrando al resto del partido a un despeñadero, debido a sus agendas personales. Mientras cada una cuenta con su aliado dentro de la Cámara Alta (Matías Walker y Francisco Huenchumilla, respectivamente), militantes y dirigentes de la falange expresan su inquietud ante la incapacidad de contar con una bancada que represente al conjunto de la colectividad y el inminente choque de trenes que, a las claras, puede reducir aún más a un partido ya menguado por las constantes fugas y renuncias. “Hasta una guerra civil sería algo más ordenado que lo que vemos en el partido, que es un escenario de atomización completa”, dice una voz crítica. En medio de la disputa, el senador Iván Flores asegura que “hoy tenemos una fractura de un hueso clave. No hablo de un hueso del dedo meñique ni nada de eso; es una fractura de la columna vertebral que va a dividir el cuerpo en dos”. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia