Parlamentarios chocan de cabeza por «subsidiaridad del Estado» y no logran acuerdos a un mes de iniciado el diálogo constituyente

"Universos paralelos" lleva por nombre una exitosa canción del premiado cantautor uruguayo Jorge Drexler y que bien podría reflejar lo que ocurre en el diálogo por la continuidad del proceso constituyente, con miradas que se extrapolan, y que generan confusión, cuando ha transcurrido un mes desde que comenzó a gestarse este espacio de diálogo entre el oficialismo y la oposición. Y es que, mientras la ministra secretaria general de la Presidencia (Segpres), Ana Lya Uriarte, hace un balance "extraordinariamente positivo" del encuentro de este jueves en el Congreso Nacional y Chile Vamos dice estar muy cerca de lograr un acuerdo sobre las bases constitucionales de la nueva propuesta, otras voces reconocen que, en rigor, lo que ocurre es todo lo contrario, con opiniones incluso lapidarias acerca del trámite de las discusiones. Partícipes de esta reciente reunión acusaron que la derecha "se ha tomado la mano, el brazo y hombro", al querer imponer su visión ideológica para mantener la subsidiariedad del Estado a través de la inclusión del concepto "libertades" junto al de Estado social y democrático de derecho. Esto divide tanto las aguas, que sería la piedra de tope que impediría avanzar hacia la firma de un documento político transversal a favor de una nueva Constitución. 

«Universos paralelos» lleva por nombre una exitosa canción del premiado cantautor uruguayo Jorge Drexler y que bien podría reflejar lo que ocurre en el diálogo por la continuidad del proceso constituyente, con miradas que se extrapolan, y que generan confusión, cuando ha transcurrido un mes desde que comenzó a gestarse este espacio de diálogo entre el oficialismo y la oposición. Y es que, mientras la ministra secretaria general de la Presidencia (Segpres), Ana Lya Uriarte, hace un balance «extraordinariamente positivo» del encuentro de este jueves en el Congreso Nacional y Chile Vamos dice estar muy cerca de lograr un acuerdo sobre las bases constitucionales de la nueva propuesta, otras voces reconocen que, en rigor, lo que ocurre es todo lo contrario, con opiniones incluso lapidarias acerca del trámite de las discusiones. Partícipes de esta reciente reunión acusaron que la derecha «se ha tomado la mano, el brazo y hombro», al querer imponer su visión ideológica para mantener la subsidiariedad del Estado a través de la inclusión del concepto «libertades» junto al de Estado social y democrático de derecho. Esto divide tanto las aguas, que sería la piedra de tope que impediría avanzar hacia la firma de un documento político transversal a favor de una nueva Constitución. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia