El otro tsunami

Es sabido que la política monetaria opera con “largos y variables rezagos”, lo que dificulta su calibración día a día, pero no nos equivoquemos: estamos frente a una contracción mayúscula de la liquidez de la economía y en un brevísimo plazo, todo en aras de controlar la inflación. El dilema del Banco Central es que prácticamente todo lo que transmite el Gobierno incentiva la devaluación real del peso, con su negativo efecto de corto plazo en los precios de los bienes transables que empujan al alza momentáneamente a la inflación, lo que lo obliga a ser más rígido en su respuesta monetaria. 

Es sabido que la política monetaria opera con “largos y variables rezagos”, lo que dificulta su calibración día a día, pero no nos equivoquemos: estamos frente a una contracción mayúscula de la liquidez de la economía y en un brevísimo plazo, todo en aras de controlar la inflación. El dilema del Banco Central es que prácticamente todo lo que transmite el Gobierno incentiva la devaluación real del peso, con su negativo efecto de corto plazo en los precios de los bienes transables que empujan al alza momentáneamente a la inflación, lo que lo obliga a ser más rígido en su respuesta monetaria. 

Print Friendly, PDF & Email

Comparte la noticia